martes, 11 de marzo de 2014

El disco del mes de febrero. Iñigo Ugarteburu - For The Unknown (Foehn Records / Talo Recordings 2013) / Medievo - Discurso De Investidura (Autoeditado 2013)


Bueno, otro cambio de mes, momento que aprovechamos para dar un repaso mental de los discos que hemos estrenado y hablar un poco más de los que más felices nos han hecho. Empezó el mes con Hay Una Luz de Kokoshca, y lo vi claro, este será sin duda el disco del mes. Pero febrero es un mes pequeño y lleno de sorpresas, aparecieron por casa Qa'a, Coàgul, Anatomia Humana Desmontable, GAF Y La Estrella De La Muerte, Baron Samedi y Víctor Herrero, todos con discazos debajo del brazo. Una cosa increíble. Pero además Medievo e Iñigo Ugarteburu. Los elegidos porque los hemos puesto muchas veces. Guerra y paz, lucha y desolación, fin y nuevo principio.

En 1983 El Aviador Dro editó su disco Síntesis, un doble LP dividido en dos partes que se correspondían con sendos vinilos. El primero se llamaba Tesis y ahí se agrupaban los temas más pop y bailables, el segundo Antítesis, daba cabida a temas más agresivos, de marcado carácter político que golpeaban sin piedad a políticos, iglesia y ejército, nuestra troika de andar por casa. Este segundo es uno de los discos que más me ha gustado nunca. La secuencia de canciones formada por Camarada Bakunin, Intolerancia, La Arenga De Los Sindicatos Futuristas, Destino Contra Dios y Ruido De Sables es incostentable. El Aviador Dro no volvió a pisar esta senda, y Antítesis parecía haber quedado relegado al olvido.

Ha sido Medievo, treinta años después, crisis mediante, el primer grupo que a mi me parece que retoma ese camino. Lo retoma, lo amplia y lo actualiza. Guitarras frías y ritmo industrial, sonido oscuro, denso, contundente, ruidoso, atractivo, excitante. Discurso veraz y agresivo. Abren con Que Ardan Las Raíces, donde la voz declama: "Incendiemos los campos / Descuarticemos a nuestros hermanos / Mastiquemos las piedras y los huesos / ¡Que de una vez por todas muera esta tierra nuestra!". Todos somos culpables, la única solución es el aniquilamiento de este mundo. Y así avanzan, no lanzando consignas, ni incitando a la lucha, sino como unos visionarios que ya conocen nuestro futuro cercano, en el que los políticos ya sudan y desprenden el olor del miedo, donde sus cabezas ruedan en horario de máxima audiencia, mientras sus verdugos van comprobando lo bien que sienta el poder. Un futuro donde cada cual ha recibido su merecido, incluso los supervivientes, condenados a repetir lo mismo. Aquí hay rabia, pero también disección meditada de los males que nos aquejan y con los que aquejamos a los demás.


Y después de la destrucción, mientras todavía el suelo echa humo, cuando todavía el regocijo del horror no me ha abandonado, cuando la sangre aún está fresca, como el teniente coronel Kilgore de pacotilla que soy, lo que me pone, lo que me gusta, después de una buena dosis de Medievo es poner For The Unknown de Iñigo Ugarteburu. Un disco bonito como pocos, que es triste pero sanador, que es esperanza y paz, como la muerte. Que es recuerdos y también un nuevo principio. Yo digo que es un disco de pop valiente, ya los que saben y distinguen dirán si es pop de cámara o ambient-pop. O también puedo decir que es un disco de pop mágico, ya que es lo que se produce cuando comienza Miradas, con un clarinete y una guitarra trenzándose de manera maravillosa. La voz, el leve impulso de la batería, se incorporan al poco tiempo y la cosa sigue dando para levitar, para soñar, para sentirte sólo o para reconfortarte. Siete minutos que pasan en dos, y esta es la tónica de este artefacto sin par. Cuatro canciones, algo más de media hora, en la que todo lo que suena es precioso, en la que la nómina de instrumentos es muy amplia y sin embargo en ningún momento suena sobrecargado, al contrario, es pura belleza en su delicadeza, en su calma, en su susurro y en su aparente sencillez. Al final, la reconciliación del alma con lo que queda de humanidad tras el horror, con Iñigo bordándolo con su guitarra.

Medievo son David Medina y Miguel Ángel Blanca, y su discurso de investidura viene en un 10" con un cuidado diseño de Núria Güell y Levi Orta, que incluye una preciosa funda interior. Este disco es su primera grabación, pero creo que ya están preparando la siguiente.
Iñigo Ugarteburu es Iñigo Ugarteburu, que en esta ocasión ha contado con la ayuda de un buen montón de gente: Joshua Abrams, Todd A. Carter, Xabier Erkizia, Brent Gutzeit, Michael Hartman, Jeff Kimmel, Frank Rosaly, Dudley Bayne, Nick Broste, Tim Daisy, André Gonçalves, Yannick Dauby, Alex Mendizabal e Iban Urizar. Espero no haberme dejado a nadie en el tintero. Este es el segundo trabajo que conozco a su nombre, y se que antes militaba en Cafe Teatro, con los que también nos dejó un buen par de discos. En casa lo compramos en CD porque mientras lo podamos tocar, el formato no nos importa mucho, pero he leído que la edición en disco de vinilo viene con portada hecha, o estampada, a mano, obra de Craig Stewart y Lindsay Todd.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada