lunes, 14 de marzo de 2016

Javier Colis - Luna De Agosto (Por Caridad Producciones 1997)

Por lo menos diez o doce años esperó Javier Colis desde su entrada en esto de la música para presentarnos el primer disco a su nombre, y esto pese a que siempre había asumido labores compositivas en todos los proyectos en los que estuvo involucrado durante este tiempo. Estaba entretenido, primero entre Vamos A Morir y Demonios Tus Ojos, y luego con Mil Dolores Pequeños y el sello Por Caridad Producciones.
Es cierto que en 1994 se había atrevido a aportar la canción Preludio Y La Banda Borracha al recopilatorio Noise Club Uno, pero este disco, su estreno, no llegó hasta unos años después.
En Luna De Agosto él mismo se encarga de la voz, la guitarra, el piano y los secuenciadores, pero no duda en recurrir a los amigos que tiene cerca para que le ayuden a dar forma a las doce canciones que lo integran. Aquí están Ajo y Javier Piñango, sus dos compañeros en Mil Dolores Pequeños, con los que el año anterior había editado el tercer trabajo del grupo, Madrid Capone. Según los créditos, Ajo se encarga de los coros, que casi viene a ser una segunda voz omnipresente en la mayoría de los temas cantados, y el señor Piñango maneja el sintetizador en tres temas del disco y junto con el propio Javier se encarga de las labores de producción. Completa la formación su hermano Nacho Colis, quien también había formado parte de Demonios Tus Ojos y Vamos A Morir, para ocuparse de la batería.
La portada parece enunciar un contradictorio jeroglífico, por un lado está esa bola del mundo separada de su soporte-eje de rotación, que ahora hace las veces de portajamón para lo que yo creo que es, quizás impulsado por la militancia antiprohibicionista de los participantes en la grabación, un considerable trozo de hachís, pero que igual es una morcilla. Sea como sea, parece advertirnos de que si traspasamos el umbral las cosas no siempre van a girar como en el mundo en que vivimos. Pero por otro lado está el manojo de llaves insertadas en el llavero-raspa de pez, lo que me hace pensar que son las que abren todas las estancias de El Laboratorio Del Pez, centro de operaciones del sello Por Caridad Producciones, y me sugiere que estamos siendo invitados a explorar el mundo de Javier y que se nos va a mostrar sin tratar de ocultar nada. Yo, que nunca tuve problemas de vértigo ni mareos, decidí entrar. Y tardé mucho en querer salir.
La guitarra de Javier es la que nos guía por estas canciones, es la que manda, pero no es la protagonista absoluta, más bien reparte el juego, subraya y apostilla, se mueve inquieta repitiendo sus afiladas secuencias de notas, que igual nacieron entre viejos blues, pero que desde hace mucho se desviaron por un tortuoso camino por el que se contaminaron de intuición, delirio y reflexión.
Suena misterioso, casi como un gozne oxidado, el comienzo del tema que abre el disco, Intro - La Caverna, que pronto deja paso a esa cámara hiperbárica hecha canción que es She's Another Season, en la que batería y sintetizador nos aprietan las juntas con la complicidad de las seis cuerdas. Luego la tensión se reduce, ahí están las narcóticas Going Home y I'm So Tired, el pop de apuntes jazzisticos de A New Chance, el humor veloz y patafísico de Pánico En PCP (Y Risas), y otras virguerías como Underground, que completan el recorrido hasta llegar al tramo final, estupenda Sin Aliento, y a esa especie de canción para insomnes felices que es Luna De Agosto.
A destacar también las letras, cargada de frases o estrofas gemelas, de similar sonoridad, casi despojadas de adjetivos y nexos, concisas y de gran facultad de sugerencia, pero sin ornamento que valga. Ultraísmo, creo que lo llaman.
El disco está reeditado por la netlabel Bestiar, al igual que las dos grabaciones de Vamos A Morir, así que ya saben ustedes donde buscar si quieren disfrutar de la luna del grano en toda su extensión y esplendor.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada