lunes, 24 de febrero de 2014

Pon un microsello (discográfico) en tu vida (XXXV)


Conocí a Filferro cuando Javi de TupaTutupa los señaló como el siguiente sello a pasar por esta sección. Las primeras veces que me mandaban a algún sello que desconocía, no me hacia mucha gracia. En mi cabeza tenía una lista de sellos que quería que pasasen por aquí, y todo lo que se desviaba de eso me hacía sentir un poco raro. Ahora es al revés. Lo estoy deseando, y desde que oigo un nombre que desconozco me paso un buen rato buscando información y echando un ojo a sus referencias.
Como se cuenta más abajo, Filferro Records nació en 2006 para editar los discos de Elpuntodevil, de hecho, las cuatro primeras referencias van a su nombre, aunque dos de ellas compartidas, una con The Cyclops y otra con Extensity.
En 2012 editaron el recopilatorio Guilty Of Being DIY, recopilatorio con 22 bandas europeas, al que siguieron referencias de Climax, The Capaces y Old Stuff. Ya en este año han colaborado en la reedición del Intelectual Punks de H.H.H. y han puesto en circulación, junto con Hysterical Records, Ball De Bastons / Makil Dantza, otro recopilatorio. En este caso de bandas catalanas y vascas en contra de las fuerzas de seguridad uniformadas. Como pueden imaginar, lo que aquí se cuece es punk, metal, hardcore y compromiso social.
Esta última es la única referencia de Filferro que tenemos en casa, y es una cosa bárbara, con un insert tamaño póster que ha quedado muy bien. El Doctor Arritmia, la persona que ha hecho posible esta aventura, habla hoy con nosotros. Encantados estamos, aquí están sus respuestas.

Cuéntanos un recuerdo musical de la infancia o adolescencia.
Si miro hacia atrás juraría que mis recuerdos musicales se inician en el musical Annie. De allí hay un salto hasta llegar a la gramola que había en el bar de mi padre. Donde destacaban Led Zeppelin y la banda sonora original de Fiebre del Sábado Noche. Con el siguiente salto nos plantamos en 1982, que fue el año en el que compré mi primer vinilo. Fue mi regalo de cumpleaños. Y era el “No Sleep 'Til Hammersmith”, de Motörhead. A partir de ahí siempre fui a todas partes con un walkman que me compraron en Andorra. Mucho antes de que llegasen a España. Era tan grande que, con el walkman, te daban una mochila.

¿Cuál fue el primer disco que compraste?
Vaya, ésta la acabo de responder...

Todo preparado
¿Qué motivaciones, influencias e inspiraciones reconoces en Filferro Records?
Nunca tuve la intención de inventar nada nuevo. Sabía cómo funcionaban los sellos DIY y tenía ganas de embarcarme en algunos proyectos. Y tenía ganas de intentar hacer las cosas lo mejor posible. Nunca he sido muy amigo de la falta de compromiso en los proyectos que llevo a cabo. Y así, poco a poco, fui juntando el conocimiento y la infraestructura necesaria para sacar adelante un sello discográfico.

¿Qué te impulsó a crear un sello discográfico tal y como están las cosas?
El primer motivo fue el poder editar los discos de mi banda: ELPUNTODEVIL. Aunque pueda parecer, desde fuera, que esto del punk y el hardcore es una gran hermandad; nunca me ha parecido del todo cierto. El amiguismo está más que instaurado y opté por el camino de aprender a hacer yo las cosas en lugar de ir pidiendo favores por la vida. A raíz de tener un poco el control en la mecánica de construir un vinilo he intentado a ayudar a gentes que no saben bien cómo funciona a elaborar sus proyectos. Y creo que esa es la parte más gratificante del proyecto. Poder compartir conocimiento y experiencias.

¿A qué clase de persona se le ocurre crearlo?
A una persona normal. Con inquietudes, pero normal. No me lo planteé nunca como el buen samaritano que apoya una escena. Lo hago por el placer de hacerlo. Por la difusión de las ideas y las músicas. Por involucrarme en proyectos que me parecen interesantes. El balance no tengo claro si, a día de hoy, sería positivo o negativo. El sello me ha permitido conocer gentes maravillosas, y auténticos imbéciles. Procuro cuidar a los primeros y obviar a los segundos. Barcelona tiene un handicap, a mi parecer, y es que su escena es muy compleja. Muy grande. Es una ciudad de paso. Y me he tenido que escuchar frases como “es que tú no eres del rollo” o “no, yo sólo le saco discos a mis colegas”. Ese tipo de coletillas. Bien, por mí se pueden ir a la mierda con su rollo y sus colegas. Aquí nadie es imprescindible. Y si alguien tiene ganas de hacer cosas tan sólo ha de dedicar tiempo y esfuerzo a ello. Sin esperar demasiado a cambio. Nada más allá de la satisfacción personal de estar haciendo las cosas como considera que es debido.


¿Por qué se llama Filferro Records?
Filferro, en catalán, significa Alambre. No tiene mucho trasfondo. Me gusta el concepto y me gusta la sonoridad de la palabra. Y así se quedó.

¿Cuántas horas de trabajo le echas al sello semanalmente?
Eso es muy difícil de precisar. Antes de iniciar un proyecto sondeo muchos presupuestos para encontrar la mejor fórmula. Y, como suelo ir mal de liquidez, busco alternativas que reduzcan los costes a poder ser sin perder calidad en el producto. Al principio supone muchas horas de cotejar datos. Luego tan sólo es la espera de que lleguen los vinilos de fábrica.

Cuestionando.
¿Da beneficios económicos?
Bueno... Haciendo bien las cosas puedes no palmar dinero. Que ya es mucho hoy en día. En mi caso todos los posibles beneficios redundan en futuros proyectos. Tengo una caja de madera en casa donde voy dejando los pequeños márgenes con anotaciones de su origen. Y cuando tengo un nuevo proyecto en mente echo mano de ese beneficio para afrontar, al menos, la inversión inicial.

¿Cuáles son las satisfacciones que te ha dado?
La mayor de todas es gozar de total autonomía a la hora de trabajar. El poder ofrecer a bandas y sellos su participación con las mejores condiciones para ellos. El no depender de nadie para llevar a cabo un proyecto en el que creo. El de ver participar a ilustradores en las portadas. El de ver bandas interesadas en participar en los recopilatorios que voy editando. Esos son los pequeños placeres que me aporta el sello.

¿Has sufrido alguna decepción?
Casi tantas como placeres. Pero ya contaba con ello. Siempre he sido comprador de vinilos y he visto algún que otro ripoff quedar en evidencia. He estado en algunas bandas y he visto la mierda que rodea, a veces, toda esa ilusión por grabar y editar un disco. Pero es parte del show. Nunca aprenderíamos de las luces sin sus sombras.

¿Qué darías por ganarte la vida con esto?
Nada. No tengo un interés económico en el sello. Si así fuese sacaría discos a Bisbal me imagino.


¿Qué tiene la música para ti, para que le dediques tu esfuerzo, tu tiempo?
No sé si es exactamente la música lo que me mueve. Me interesa mucho más el combate. Las ideas. El talento. Las ganas de gritar lo que se ha venido a decir. La camaradería. El compartir tiempo y trabajo con artistas. Nunca me he planteado hacer de ello un negocio que me permita vivir.

¿Ser minoritario es una obligación o un placer? ¿Es una decisión voluntaria u obligatoria?
Ser minoritario, en mi vida, es más bien una constante. Ni me siento obligado a ello ni me reporta placer. Es tan sólo que me interesan cosas diferentes. Que me gusta dedicar tiempo a escarbar buscando cosas nuevas. No es algo que me suponga esfuerzo, es que no me gusta quedarme en la superficie de nada.

Con más razón que nunca.
Como consumidor de música, ¿cuál es el formato físico que más te llena?. En el sello combinas discos de vinilo y cd's, ¿cómo eliges el formato?, ¿hasta que punto el formato es importante para ti?
En Filferro Records casi todo lo editado es vinilo. No me interesa ningún otro formato. En la mayoría de nuestros vinilos añado en el interior un CD con las canciones. A modo de regalo. Para mí el formato y la presentación es tan importante que siempre ando buscando formas de presentar de forma diferente los proyectos. No es fácil. Pero con algo de imaginación, sellos de goma, y una pizca de cultura DIY se pueden llegar a hacer cosas muy hermosas. Y permite huir un poco de los formatos establecidos.

Alguna grabación editada a la que le tengas especial cariño.
Para mí el recopilatorio GUILTY OF BEING DIY fue algo muy especial. Porque aprendí casi todo lo que sé en el proceso. Coordinar 22 bandas europeas fue muy complicado, pero acabó cuajando. En ese disco hice todo el trabajo y las bandas asumían cada una 50 copias a precio de coste. Para poder vender las copias en sus conciertos y quedarse con todo el beneficio ellas. Creo que fue una muy buena fórmula. Tanto que ya estoy ultimando los detalles de un nuevo recopilatorio titulado BALL DE BASTONS / MAKIL DANTZA siguiendo esa misma fórmula. Con 22 bandas haciendo temas antipoliciales.

¿Tienes alguna exclusiva para darnos?, cuéntanos algo de los planes de futuro.
Ahora mismo lo más inminente va a ser la reedición del 7” “Intelectual Punks”, de HHH. Manteniendo el formato original, y con la colaboración de Koki y Març, miembros de la banda. Aún no ha llegado de fábrica y ya está casi sold out. Después llegará el recopilatorio BALL DE BASTONS / MAKIL DANTZA. Y calculo que en Marzo de 2014 saldrá a la luz la referencia FFR#011 de la que no te puedo avanzar nada, pero va a ser algo muy grande. Espero.


Normalmente casi todas las personas que he conocido que han creado un sello andan metidos en otras actividades artísticas y relacionadas con la música. ¿Algo que contar?
Filferro ahora mismo tiene dos vertientes. La musical y la editorial. En la editorial he publicado ya ocho libros con textos míos. Van desde el relato corto social hasta los cuentos para niños grandes y adultos pequeños. Y en ese sentido también sigo trabajando más aún que en el terreno musical. Está a punto de llegar de imprenta el libro DENTRO DE NADA. Y si todo va según está previsto creo que en este 2014 verán la luz cuatro referencias más.

¿A qué sello le hacemos la siguiente entrevista?
Discogràfica Trashtocat.

Puedes saber mas de Filferro Records y comprar sus discos aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada