lunes, 12 de mayo de 2014

Pon un microsello (discográfico) en tu vida (XLV)


Fue en el comienzo del verano pasado, el mismo día y a través del facebook me enteraba de la existencia de dos sellos discográficos nuevos, Lencería Tapes y Bestiarie. Ambos debutaban con la edición en cinta de dos proyectos que nunca había oído. Ambas propuestas me atrajeron y decidí probar.
Bestiarie se presentaba, a mis ojos, con el debut de Piwi Bizarre Tech, cinco canciones terroríficas, brutales y magníficas, con excelente diseño en cartón de gran gramaje que es un pequeño lujo. Después de una investigación de las mías, vi que esta era su segunda referencia. El Volumen I era el Bestiarie Art Zine, obra de Miguel Sueiro, póster tamaño A2 o algo así dice en la web.
A día de hoy son 5 los volúmenes que han editado, además de los dos mencionados anteriormente, tenemos en lo musical Atomic Physics de Scumearth y Stand By Songs That Never Feature, otra vez con Piwi Bizarre Tech de protagonista. Músicas arriesgadas, interesantes, con mucha personalidad y otra vez con diseños sobrios y muy cuidados. En lo tocante al dibujo, al diseño, hay que añadir el más reciente Nóstruos, obra de Nan Vaz.
Blanco y negro dominan la estética de este sello, que no es sólo un sello discográfico, sino una especie de taller de la elegancia y lo desconocido, de la imaginación y la oscuridad, y también del miedo, ¿por qué no?, del que salen obras únicas que, igual al verlas, solo querrás atesorar, pero que acabarás desgastando por el uso continuado.
Esta noche contesta a nuestras preguntas Miguel Sueiro, la persona que ha hecho nacer a Bestiarie y quien guía sus certeros pasos. Antes de dejarles con sus palabras solo nos queda decir que ha sido auténticamente placentero el trato que hemos tenido con él, y que por supuesto, le quedamos muy agradecidos por su participación en esta sección.

Cuéntanos un recuerdo musical de la infancia o adolescencia.
Difícil! Desde que tengo uso de razón recuerdo que en mi casa siempre ha habido música, y agradezco a mis padres el buen gusto que han tenido siempre en este aspecto. En la colección de casa te podías encontrar con discos de Pink Floyd, Beatles, Zeppelin, ACDC, Judas Priest…, aunque también de Mecano, Juan Luis Guerra o Julio Iglesias.
Un buen recuerdo es el día que un colega y yo fuimos acompañados por nuestros padres a un concierto de Exploited y Ratos de Porao. Era mi primer concierto punk y me acordaré siempre. Mi padre también, supongo.

¿Cuál fue el primer disco que compraste?
Es un recuerdo un tanto difuso, porque de aquella, como no tenía dinero, algunos me los regalaban mis padres y otros me los compraba con los ahorros. Mi primer CD fue el Cowboys from hell de Pantera, y a ese le siguieron el “¿Cuando se come aquí?” de Siniestro Total, Sex Pistols, Guns n Roses etc… También recuerdo un día con mi padre en un centro comercial de Vigo que me regaló el primero de la Trapera y el “666” de Ángeles del Infierno. Aunque he de decir que antes de todo eso estaban el “Thriller” y “Bad” del gran Michael Jackon.

Perspectiva global
Según cuentas Bestiarie comenzó como una editorial para dar salida a tu faceta de ilustrador, pero después del primer volumen diste cabida a otros artistas y a otros ámbitos ¿qué impulsó el cambio?, y ¿por qué apostaste por la edición de música tal y como están las cosas?
Si, la primera referencia de Bestiarie es el “Vol. I”, una especie de fanzine / póster de ilustraciones mías que decidí recopilar en papel después de haberlas publicado en un blog.
El cambio fue algo natural, ya que desde siempre estuve ligado a la música. Un día Keko (Hashassin, Natividad…) me pasó los temas que estaba haciendo Alfredo con Piwi Bizarre Tech y pensé que si no los editaba yo, no lo iba a hacer nadie. También me di cuenta de que la atmósfera de PBT casaba de algún modo con lo que había hecho en el “Vol. I”, así que ahí fue cuando empecé a darle forma al sello.
Es cierto que ahora estoy bastante volcado en la faceta musical de Bestiarie, pero no me gusta cerrarlo a discográfica. Quiero seguir trabajando en otros ámbitos, como la ilustración, fotografía o diseño. Ahí está el “Nóstruos” del gran Nando Vazquez, y algún proyecto que se está gestando para este 2014.

¿Qué motivaciones, influencias e inspiraciones reconoces en Bestiarie?
Muchas y variadas! En el “Vol. I” me inspiré mucho en grandes como Tsukamoto, Cronenberg, Brothers Quay, Svankmajer… Me encanta la atmósfera que crean en sus trabajos y me siento muy identificado con lo que transmiten.
Musicalmente le sigo el paso a sellos como Aurora Borealis, Turgid Animal, Hospital Productions, Important Records… Discográficas que tienen una línea definida, pero que a su vez editan a artistas con mucha personalidad propia.

¿A qué clase de persona se le ocurre crearlo?
Me considero una persona con inquietudes. Eso se resume en que me gusta enfangarme en proyectos, aunque a veces acabe en quebraderos de cabeza, la cuestión está en no parar quieto. Ya desde muy joven hacía cosas; a los 10 u 11 años tenía un programa de radio con unos amigos que se llamaba Cadena Mutante, lo grabábamos en cintas y llegamos al programa número 5. Más adelante llegaron los fanzines, montar bolos, editar discos, hasta ahora…



¿Por qué se llama Bestiarie?
Un bestiario es un compendio de bestias, recopilaciones de ilustraciones de animales a las que normalmente se les atribuían connotaciones religiosas. También existen bestiarios totalmente fantásticos, sobre seres mitológicos.
El nombre surgió a la hora de crear las ilustraciones que aparecen en el “Vol. I”, son bestias salidas de mi cabeza y que no tenían otra forma de ver la luz que plasmándolas sobre papel.
El nombre tiene una ligera modificación, ya que la palabra “Bestiarie” no existe en ningún idioma como tal (en inglés “Bestiary” o en francés “Bestiaire”). Simplemente para enfatizar en que no se trata de un bestiario al uso.

¿Cuántas horas de trabajo le echas al sello semanalmente?
Es difícil contabilizarlas, pero cada día le dedico un rato, normalmente por la tarde después del trabajo y los fines de semana. Unos días simplemente mandas mails, y otros te pasas toda la noche diseñando una portada o montando cassettes.
Monstruos de la imaginación

¿Te reporta algún beneficio económico?
Ninguno, y siendo sinceros, nadie monta un sello como este para generar beneficios. También hay que tener en cuenta que el sello no ha cumplido ni un año y aún me estoy haciendo un hueco como quien dice. Me conformo con recuperar gastos para poder invertir en más ediciones.

¿Cuáles son las satisfacciones que te ha dado?
Muchas! Editar música que me gusta, conocer gente y trabajar con ellos. Procuro que los artistas con los que trabajo se encuentren lo más cómodo posible conmigo y con el sello, por lo que también acabas formando una relación de amistad con ellos.

¿Has sufrido alguna decepción?
En el poco tiempo que lleva esto funcionando, no puedo decir que me haya llevado grandes decepciones. Quizás la poca asistencia de gente en el Bestiarie Assembly, bolos que monté con PBT, Esquelas y Scumearth, pero también nos sirvió para conocernos y pasar un buen rato. Me gusta quedarme con lo positivo.

¿Te gustaría ganarte la vida con esto?
La verdad es que no, tengo un trabajo con el que me gano la vida y disfruto haciéndolo. Creo que si profesionalizase todo esto, dejaría de ponerle todo el cariño que le pongo ahora. En este país he visto sellos que han dado el paso, y la verdad es que eso se nota. Lo respeto totalmente, pero en mi caso el sello funciona como una válvula de escape. Nadie me va a decir qué o cómo tengo que hacer las cosas, somos las bandas y yo quienes decidimos, y eso crea mucha satisfacción.



¿Qué tiene la música para ti, para que le dediques tu esfuerzo, tu tiempo?
Pues todo. La música me ha acompañado toda la vida y lo seguirá haciendo hasta que me muera, así que lo veo como mi pequeña aportación a todo esto.

¿Te gustaría que la repercusión del sello fuese mayor, o estás más cómodo así?
Sí que me gustaría. Como te comentaba, no llevo ni un año con esto y ahora es importante que te conozca el máximo de gente posible. Es importante, pero no me obsesiona, ya que para mi editar discos a bandas que me gustan ya es una satisfacción.
Me gustaría llegar a un estado en el que el sello funcionase económicamente por sí solo. Dinero que inviertes, dinero que recuperas para poder volver a invertir.

Sello de calidad bestia.
Como consumidor de música, ¿cuál es el formato físico que más te llena?. En Bestiarie has editado cintas y CD's, ¿cómo eliges los formatos?, ¿hasta que punto el formato es importante para ti?
Principalmente soy consumidor de vinilos, concretamente Lps. También compro cassettes y algún CDr, aunque no es la norma. La principal razón por la que elegí el cassette es por un tema económico y de coherencia. Me pareció buena idea comenzar con algo pequeño para tantear y que la gente fuese conociendo el sello y las bandas. Todas las referencias hasta la fecha están subidas al bandcamp y como descarga gratuita, ya que comprendo que el cassette no es un formato muy popular.
Creo que el formato es importantísimo, es la cara visible de la música, y hay que tratarlo como tal, ya sea en vinilo, cd o cassette. En muchos casos sirve a los artistas como una extensión de su música.
Además de por razones de sonido que todo el mundo sabe, me inclino por el vinilo por una razón estética y visual.

Alguna grabación editada a la que le tengan especial cariño.
De las pocas que llevo editadas, al cassette de Piwi Bizarre Tech, por ser la primera colaboración con una banda y por la ilusión de editar el primer material a alguien que considero que es un puto genio.

¿Tienes alguna exclusiva para darnos?, cuéntanos algo de los planes de futuro.
Pues para este 2014 nos vamos a poner las pilas. Saldrán las primeras ediciones en vinilo del sello, lo que me hace especial ilusión, aunque no dejaremos de lado el cassette.
La primera será un 12” de Esquelas, que promete ser un auténtica pasada. También estamos trabajando en la discografía en vinilo de Natividad, una banda de industrial de Coruña casi desconocida, pero que dejaron grabados unos cuantos temas que tenían que ver la luz, igual te suenan porque salieron en un tributo a Gutural hace unos años.
Piwi Bizarre Tech ya está trabajando en nuevos temas para lo que será su nuevo disco, y por último, empezaremos a trabajar con Atrabilis, una banda que hacen un black experimental y personalísimo como nadie más hace en este país. Tiene algunos splits con Negativa y con Lazharus y para este año estamos pensando en un par de ediciones con Bestiarie.



Normalmente casi todas las personas que he conocido que han creado un sello andan metidos en otras actividades artísticas y relacionadas con la música. ¿Algo que contarnos en ese sentido? Cuéntanos cosas de tu trabajo como ilustrador.
Más que ilustrador me considero diseñador, ya que es la profesión que escogí. El aspecto visual en Bestiarie es muy importante para mi, y trato de de cuidarlo al máximo. Me gusta involucrarme en el diseño de cada edición, aunque no es algo que exija a las bandas. Eso sí, me tiene que gustar. Por ejemplo, en el caso del cassette de Scumearth, se encargó Alonso del diseño al 100%, pero porque confiaba en su talento y lo que me enseñó, me gustó.
Además de Bestiarie, de vez en cuando hago otros trabajos, normalmente para amigos, ya que hay una confianza mutua y me dan una libertad que en otros trabajos más “profesionales” no tengo. Hice todo el diseño y caligrafía del último disco de Sartegos, el logotipo de Tupa records, carteles para Godflesh, Master Musicans of Bukkake… Todo esto fuera de las horas de trabajo, esas se las dedico a mi propio estudio de diseño.

¿A qué sello le hacemos la siguiente entrevista?
Pues barriendo para casa (Pontevedra), me gustaría que le hicieses la siguiente entrevista a mi amigo Basilio de Chingaste la Confianza.

Puedes saber más de Bestiarie aquí y, escuchar y comprar sus referencias aquí, o comprarlas sin escucharlas aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada